Coripe y la quema de Puigdemont se cuelan en la campaña